Home > Adicciones > Rigidez patológica

Rigidez patológica

Rigidez y Obsesiones

La rigidez es uno de los síntomas más característicos de la mayoría de los trastornos de personalidad. Prácticamente se encuentra en todos ellos, y en muchas ocasiones son la base de nuestras obsesiones.  Pero, ¿qué entendemos por rigidez?

Rigidez

Se entiende que la rigidez se produce en las personas que presentan dificultades de adaptación, debido a que les falta flexibilidad para encajar en los diferentes contextos o situaciones.  También se entiende por rigidez la incapacidad de tener en cuenta o no saber tener en cuenta otros modos de pensar, valores, ideas, creencias o asumir el punto de vista de los demás. Otro aspecto muy importante de la rigidez, es que la persona rígida, dogmática, no tolera la ambigüedad, y le cuesta abrirse de mente, valorar más opciones que la suya propia. Aunque también podemos ver la rigidez en su aspecto más positivo como la capacidad de perseverar, continuar con lo que uno ha empezado, y no perder la meta hasta alcanzarla.

Como vemos la rigidez está muy relacionada con la empatía así como con la interacción social, las personas rígidas presentan muchas dificultades para llegar a acuerdos comunes, y en la mayoría de los casos al alcanzarse algún acuerdo si no es el planteamiento de la persona rígida, es frecuente que internamente ésta se repita una y otra vez que su propuesta era mejor, convirtiéndose en un pensamiento recurrente e incluso en algunos casos obsesivo.  Tampoco podemos obviar la relación entre la rigidez y el perfeccionismo, especialmente cuando observamos la rigidez desde ese punto de vista positivo que nos hace mantenernos en nuestro camino hasta alcanzar nuestras metas. Poco a poco vamos viendo cómo la rigidez que aparentemente podemos pensar que tiene poco alcance, abarca muchas áreas de la personalidad, por lo que inevitablemente si presentamos una rigidez desmesurada sintomatológicamente se hará presente en muchas otras áreas.

 Rigidez patológica

Rigidez e Ira

La rigidez a nivel de personalidad es una de las principales fuentes de ira de las personas, ya que nos afecta como hemos visto al principio, a nuestra capacidad de adaptación, nuestra flexibilidad y nuestra capacidad de valorar las ideas o propuestas de los demás. Por lo que las personas rígidas toleran muy poco los cambios de planes, los errores, o todas aquellas faltas que vayan en contra de sus principios morales tan dogmáticos, como por ejemplo la puntualidad. Aquí es donde juega un papel muy importante la empatía, esa habilidad tan complicada de poner en práctica por las personas rígidas, gracias a ella, nos podemos poner en el lugar del otro y comprender el por qué de sus actos más allá de unas normas de conducta o unos principios morales de comportamiento que nos deben regir.

Rigidez y ansiedad

Es inevitable, las personas rígidas padecen de ansiedad de forma constante, esta incapacidad de adaptarse es el principal responsable. En este punto el perfeccionismo, y las obsesiones o ideas recurrentes e inflexibles van a hacer que la persona a lo largo del día presente unos niveles de ansiedad muy por encima de la media. Ansiedad que en muchos casos se acaba manifestando de forma física mediante las somatizaciones, cefaleas, dolores estomacales, dermatitis, disfunciones sexuales…

Otro elemento responsable de la ansiedad es la baja tolerancia por parte de las personas rígidas a la incertidumbre o a la ambigüedad, es necesario en todo momento controlar la situación y disponer de toda la información, por lo que si todavía no sabemos a qué hora hemos quedado esta noche y nos encontramos al mediodía, la persona rígida comenzará a angustiarse y a preocuparse porque necesitará saber lo antes posible a qué hora han quedado, aún incluso sabiendo que tiene toda la tarde libre.

Si deseas más información sobre la rigidez, las obsesiones, la ira, la ansiedad o simplemente un asesoramiento psicológico no dejes de contactar con Psicólogo especialista Barcelona.

Share

8 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Lisval on 29 junio, 2016 at 19:04
    • Responder

    Gracias muy buen articulo y comentarios.

    Definitivamente la rigidez puede en algunos ambitos de la vida ser oportuna y en otras ser desasertivo.

    Considero que quienes somos rigidos requerimos de sabiduria
    y paciencia mucha paciencia.

    • Lipaty on 1 octubre, 2015 at 6:37
    • Responder

    Muy interesante el articulo y me confronta conmigo misma. Yo que durante toda mi vida me he percibido como alguien abierta de mentalidad, flexible, amable, facil en el trato, querida por los demas, por sencilla, honesta,,en fin buena gente como dicen, ahora en el inicio de mis cincuentas me estoy dando contra el mundo. Recientemente no fui capaz de pasarle a un buen amigo su falta de apoyo. No le perdoné lo que para mi fué una falta gravisima. Y perdi esta amistad, de una persona buena, que siempre se habia comportado conmigo como un buen amigo, pero ésta vez me falló de una manera que yo no me esperaba y decidi dejar su amistad. La verdad es que yo interpreté su ausencia como una falta de interés hacia mi, y yo lei esa ausencia de comunicacion, sin justificacion alguna, como una decision de parte suya, como una posicion tomada y asi la seguí tambien yo. Pero cuatro meses han pasado, y sigue la tristeza por lo sucedido tanto por la falta que me hizo esa persona, como por la accion que tomé, pero asumo mis actos. Sinembargo no se hasta que punto yo actué con rigidez, hasta que punto fuí justa con este amigo,,, Creo que el problema esta en la percepcion diferente para cada cual, de los valores que tiene cada uno y como actua de acuerdo a ellos. Pues parece que mientras para mi era muy importante recibir el apoyo de mi amigo, una llamada que nunca hizo, el no le daba trascendencia al hecho y no creia ofenderme si dejaba de comunicarse conmigo, incluso sabiendo que yo estaba pasando por una situacion lamentable. El simplemente nunca me llamo para saber mas de mi. Ese hecho me dolio mucho, por supuesto yo no tomé el telefono para decirle “Oye Qué pasa, llámame!” cuando quien debia llamr era el (pues asi quedamos, el llego de viaje). Tal vez si soy muy rígida en mis valores, pues a éste amigo yo lo apoyé demasiado y el con su ausencia estaba mostrando que le daba el lado al “bando opuesto” y no a mi. Tal vez tambien actué con mi orgullo y dignidad herida, pero ese fué mi sentimiento e impulso del momento. No podia ni queria hacer mas. Pero esa accion o inaccion, me costo una buena vieja amistad, familiar ademas, o fué por la accion de el? Como saber. Me sigue atormentando en todo caso, porque la situacion lamentable en la que yo me encontraba, lo concernia a el tambien, y el me dejo sola. Me dio la espalda y por su tranquilidad y conveniencia se fué con el “enemigo” tranquilamente (situacion laboral). Bueno éste relato lo hice porque su articulo me refleja esta situacion que me sucedio y que aun sigue viva y no se que hacer con ella. Hay cosas como el orgullo o dignidad, los valores, que nos vuelven rígidos? creyendonos flexibles? gracias

    1. Hola Lipaty,

      Por descontado que el orgullo muchas veces nos juega malas pasadas. Pero hemos de aprender a corregir. Por tu escrito parece ser que lamentas mucho la pérdida de esta amistad. Realmente no podemos rectificar? No sería posible volver a contactar, perdonar, hablar, aclarar, pedir? En muchas ocasiones nos cerramos puertas nosotros mismos, no son los demás.

      Saludos y gracias por compartir tu experiencia.
      Rubén Blasco

    • Antonio Lozano Medina on 8 julio, 2013 at 12:57
    • Responder

    Tengo rigidez en todo el cuerpo. Me canso muy fácil y no puedo mantener posturas fijas porque me duelen los músculos. Me han realizado análisis, electromiografías, resonancias en cabeza y todo sale normal. Esta rigidez la tengo casi dos meses y no mejoró, puede ser ansiedad?

    1. Hola Antonio,
      Por lo que comentas podría ser sin duda alguna rigidez tensional, es decir, que debido a la ansiedad y tensión que soportas durante todo el día, el cuerpo se te acaba agarrotando generándote ese dolor muscular al adoptar posturas fijas. Te recomendaría que miraras de consultar con un fisioterapeuta, para el tema muscular y con un psicólogo la ansiedad, ya que por mucho que el fisioterapeuta te pueda descontracturar si la fuente de ansiedad / estrés sigue actuando, es cuestión de tiempo que te vuelva a ocurrir.

    • Psicologia Barcelona on 26 febrero, 2013 at 12:11
    • Responder

    Muy interesante, me gusta mucho este blog.

  1. ¿Cómo se puede mejorar la rijidez? ¿que ejercicios se pueden hacer?.

    1. Muy buena pregunta Fran.
      Lo cierto es que no es nada fácil, pero con un poco de constancia se puede mejorar mucho. El primer paso aunque pueda parecer más que evidente, es identificar en qué áreas y cuándo soy más rígido, intentando aclarar el porqué de mi rigidez en esas situaciones, y ahí es donde hemos de incidir principalmente. Por otro lado nos puede resultar de gran utilidad analizar todas aquellas situaciones en las que no soy rígido, y aprender a generalizar mis respuestas y comportamientos a aquellas áreas en las que sí me muestro rígido.
      Tampoco hemos de olvidar el entrenamiento en técnicas de empatía y juegos de cambio de roles, que nos pueden ayudar mucho a ganar una mayor apertura de mente y tener más en cuenta otras posturas además de la mía propia.
      Y sobre todo paciencia por nuestra parte y nuestro entorno, el modificar la rigidez no se consigue de la noche a la mañana, pero si uno se lo propone puede hacerlo.
      Ánimo Fran!

Deja un comentario

Your email address will not be published.