«

»

Nov 21

Cómo identificar los primeros síntomas de delirios

Cómo identificar los primeros síntomas de delirios

Los delirios y las paranoias son uno de los primeros síntomas de la esquizofrenia y de los brotes psicóticos, a la par que son síntomas característicos y definitorios de ambas enfermedades, por lo que su temprana identificación es clave en el tratamiento ya que nos permiten evitar recaídas, o la cronificación de la esquizofrenia.

¿Cómo se forman los delirios y las paranoias?

Antes de nada aclararemos la diferencia entre delirio y paranoia ya que son dos términos que se entrelazan. Los delirios son creencias erróneas sobre la realidad que nos envuelve, mientras que las paranoias son esas historias o “películas” que nos formamos en base a nuestros delirios. Por lo tanto, el delirio sería la base, mientras que la paranoia sería toda la historia explicada en base a ese delirio. Sin embargo, en muchas ocasiones no resulta tan sencillo diferenciar qué vino primero.

Los delirios y las paranoias se nutren de nuestras preocupaciones y nuestras angustias más profundas mezclando lo real con lo imaginario. No es de extrañar que se alimenten de nuestra ansiedad y estrés, por ello es frecuente que todos aquellos temas que emocionalmente nos afecten más tengan un papel importante dentro de los delirios o paranoias. Por otro lado, siempre nos encontraremos con elementos cogidos aparentemente al azar, que son fruto de asociaciones de nuestro inconsciente.

De esta manera, al formarse a raíz de una preocupación personal, el delirio posee un componente ansioso de base que se irá alimentando de los miedos de la persona, acabando de dar forma a mi paranoia.

Síntomas de delirios

¿Cómo identificar los delirios o las paranoias?

El delirio y la paranoia es uno de los elementos más complicados de identificar especialmente por la propia persona. Por ello es muy importante que conozca muy bien sus propios precursores, clínicamente conocidos como los pródromos, es decir todos aquellos síntomas previos a padecer un brote psicótico.  Para ello vamos a presentar una serie e pródromos más o menos genéricos que se pueden dar. Estos pródromos no son propiamente los delirios o las paranoias pero siempre están presentes envolviendo a la persona, mientras se están formando los delirios.

  • Pensamientos y comportamientos extraños
  • Ideas de ser criticado por el resto
  • El pensamiento que el resto (incluyendo personas desconocidas) sabe asuntos personales de uno
  • Sensación de complot o conspiración en contra de uno
  • Sensación de no poder confiar en el resto o que todos están en mi contra
  • Sensación de incomodidad ante situaciones sociales
  • Necesidad de ordenar o reubicar mis pertenencias, mi habitación o la casa en general
  • Aceleración del pensamiento, y de la actividad (hiperactividad)
  • Mayor irritabilidad
  • Miedos ante situaciones que antes no nos preocupaban
  • Alteraciones del sueño (normalmente dormir poco)
  • Alteraciones del apetito

Identificar delirios y alucinaciones

Si estos pródromos están presentes es muy sencillo que en poco tiempo la persona comience a desarrollar una paranoia que poco a poco vaya cogiendo más fuerza. Normalmente el núcleo de la paranoia no es compartido con nadie, pero las personas más cercanas sí que pueden identificar muchos miedos, ansiedad y un comportamiento de lo más extraño por parte de la persona afectada.

La forma más rápida para identificar cuando una historia está basada en un delirio y por lo tanto considerada una desconexión de la realidad o paranoia, es mediante el contrastar historias o pedirle directamente a la persona pruebas físicas de lo que afirma. Aunque el confrontar directamente a una persona que está padeciendo un delirio puede ser muy brusco para la persona y estresarse más, acrecentando el delirio e introduciendo a la persona que le ha contrastado dentro del propio delirio, y sentirlo como un enemigo u otra persona que también está en su contra. Es recomendable que sea un psicólogo especialista el que se encargue de contrastar las paranoias o delirios.

El tratamiento de los delirios y las paranoias

Para el tratamiento de los delirios va a ser necesario en la mayoría de los casos el apoyo farmacológico, para poder tranquilizar a la persona y reducir la suspicacia o susceptibilidad interpersonal. De esta manera la persona puede ser autocrítica con uno mismo y tomar consciencia de que alguna de las ideas que tenía eran incorrectas o muy alejadas de la realidad. Este proceso de reflexión y contraste de ideas es muy importante que lo pueda realizar un especialista de forma controlada, ya que para la persona es un shock tomar consciencia de que lo que pensaba y sentía como algo muy real y vívido, resulta que era una mentira creada por su mente.

Para ello es necesario dotar a la persona de herramientas para que ella misma pueda poco a poco ir “desmontando” las posibles paranoias que pueda ir teniendo ganando cada vez una visión más autocrítica de uno mismo, y no dando por válido o cierto automáticamente todo lo que le venga a la cabeza. Pero éste es un proceso lento y que requiere de un trabajo combinado por parte de la persona y su terapeuta.

En este punto el papel de la familia es crucial para ayudar a la persona a identificar todas las posibles ideas “extrañas” que tenga la persona así como los pródromos o indicadores de que me encuentro en riesgo de poder padecer un delirio o una paranoia.

 

Apúntate para seguir el blog e ir recibiendo artículos sobre salud y consejos sobre cómo vivir mejor. Es completamente gratuito y te hará estar informado en todo momento.

Escribe tu e-mail:
Delivered by FeedBurner

 

Rubén Blasco, Psicólogo Colegiado Nº 14830.

Más información en psicologo-especialista-barcelona.com

Share

9 comentarios

1 ping

Ir al formulario de comentarios

  1. Ignacio

    Hola soy Ignacio, mi caso es referente a mi madre. Ella cree que los vecinos escuchan sus conversaciones, que la gente de donde vive la vigila, me habla en clave y en ocasiones lo hace al oido porque cree que la estan escuchando. Cuando hablo con ella y por mas normal que sea la platica me manda callar y dice que hable mas bajo, se inventa personas como que en el piso de arriba viven dos hombres y eso no es así, o que en el piso de abajo hay una mujer alta, blanca, de pelo negro que hace ruido para fastidiarla. Se inventa cosas como los vecinos son amigos y se reunen para culparla de los ruidos del piso. No se que hacer, esta situación se me hace insostenible. Ella es una persona dificil de tratar, no se si su cabeza anda bien. Lo mas grave es que ella desde joven siempre ha sido obsesiva con ese tema, pero con los años está peor. A causa de esto nuestra relacion va del en peor, creo que no la soporto con sus locuras y obsesiones. ¿Me podrían dar una guia? Gracias.

    1. Ruben Blasco

      Hola Ignacio,

      Los síntomas que comentas de tu madre podrían encajar en los delirios propios de un brote psicótico pero obviamente no es posible asegurarlo ni emitir ningún diagnostico sin visitarla. Por lo que comentas estos pensamientos acerca de los vecinos y los ruidos, han sido constantes en ella y esto también es una característica habitual de los delirios puesto que las personas se obsesionan más habitualmente con las mismas cosas.
      Lo que te recomendaría es que tu madre pudiera acudir a algún psicólogo especialista de tu zona o que conozcas, para que puedan hacer un diagnóstico adecuado.
      Si no conoces ninguno, nosotros estamos disponibles en nuestro centro de Barcelona. Encontrarás la información de contacto en nuestra web

      Gracias por enviarnos tu consulta y un saludo,
      Rubén Blasco

  2. Omar

    Existe la posibilidad de no tener delirios sin la necesidad de usar fármacos.. ?

    1. Ruben Blasco

      No siempre, pero hay algunas personas que aprenden mediante la terapia a identificar sus delirios o paranoias y “desmontarlos” o ignorarlos de forma que no le afectan. La persona sabe que forma parte de su enfermedad y sigue con su rutina sin hacerles caso. Esto requiere de un buen entrenamiento y normalmente de haber pasado un periodo medicándose previamente.

      Saludos
      Rubén Blasco

  3. Mariana

    Buenas, tengo una duda hace 3 años me dijeron que tenia esquizofrenia paranoica, solo por que escucho cosas y las veo, yo no creo que sea producto de mi mente yo puedo sentirlas puedo incluso hasta tocarlas, siempre lo e hecho o al menos eso recuerdo, aunque ya no quiero que me hablen por que me lastiman, a veces duermo solo 2 o 3 horas diarias, y durmiendo con mi madre, no puedo estar sola porque ellos vienen me gustaría que me ayude a que dejen de molestarme por favor.

    1. Ruben Blasco

      Hola Mariana,
      Por lo que explicas lo tienes que estar pasando realmente mal. Alguien más a parte de ti misma puede escuchar o ver lo mismo que tú ves, o siempre ocurre cuando no hay nadie más que tú. Te recomendaría que consultaras de forma presencial con un especialista en tu localidad, porque las voces y las imágenes pueden hacerse desaparecer, y podrás volver a tener una vida normal. De verdad, acude a un psicólogo o psiquiatra.
      Espero que pronto mejores
      Saludos
      Rubén Blasco

  4. richard

    Buenas, disculpe que lo moleste pero necesito ayuda por parte de un experto en artes o de un psicólogo, y encontré esta página. Tengo una consulta, que es bastante loca,de hecho mi psiquiatra me dice que tengo esquizofrenia. Yo pinto, pero hay un cosa, entre tantas, que me impide pintar en paz, y creo que un experto en artes o psicólogo me puede ayudar, aquí va la cuestión.

    Sucede que cerca de fines del 2011 tuve un pensamiento que no recuerdo mucho, que además creo que fue un pensamiento intrusivo. Decía algo así como que en mi próxima pintura yo debía pintar a los personajes separados (que no se tocasen, que estuviesen separados en la composición), de lo contrario, por ejemplo si yo pintase en mi próxima pintura a los personajes juntos en la composición, o tocándose en la composición, yo iba a trasmitir a mi público, en esa pintura, el mensaje de la pedofilia y del abuso sexual, como de manera subliminal, de tal manera que iba a activar en este publico conductas de pedofilia y de abuso sexual, o sea, estaría haciendo un mal a la sociedad. Esta es la descripción de ese pensamiento en estado bastante puro. Llamaré a este pensamiento, pensamiento puro.

    Más adelante, pensé otra cosa, en forma voluntaria. Pensé que debía pintar en mi próxima pintura a los personajes no separados en la composición, sino que juntos en la composición, pues de esa manera yo iba a trasmitir a mi público el mensaje de que en caso de abuso sexual en el hogar, la familia debía estar unida (como los personajes de la composición), para afrontar este abuso sexual y eventualmente al abusador. De esta manera, quienes viesen este cuadro con los personajes separados activarían en su conducta una protección contra el abuso sexual y la pedofilia.

    La anterior es una descripción bastante pura de esta situación que me aproblema, que sumada a otros problemas no me ha permitido pintar con absoluta paz.

    Hay otros elementos que componen esta problemática situación, pero que no se si estuvieron presentes desde ese primer pensamiento que he llamado pensamiento puro. Lo de pintar a los personajes separados para que trasmitan el mensaje de que la familia debía unirse en caso de abuso sexual en el hogar no lo he tomado mucho en cuenta, y he preferido creer en el pensamiento puro, ese que hablaba de pintar a los personajes separados (no era una voz sino un pensamiento, escribo hablaba con fines prácticos). Estos otros elementos que no se si estaban presentes en ese pensamiento puro son:

    1. Que si no pintaba a los personajes separados en mi próxima pintura, todas mis pinturas siguientes iban a trasmitir el mensaje del abuso sexual, lo que implica hacer el ritual de pintar a los personajes separados en una próxima pintura (lo que implica un trabajo muy prolijo, que no se mezclen las pinturas, etc.) y destruir todas mis pinturas y dibujos realizados entre esa pintura con los personajes separados, y ese pensamiento que me decía que debía pintar a los personajes separados.

    2. He pensado también que quizás ese pensamiento puro hablaba de que debía pintar en mi próxima pintura a los personajes separados sino en todas mis obras artísticas iba a trasmitir el mensaje del abuso sexual, lo que implica destruir todas mis obras artísticas hechas entre la realización de esa pintura con los personajes separados y ese pensamiento que me decía que debía pintar a los personajes separados. Esto me llevaría a destruir no solo pinturas, sino que otras obras artísticas hechas en ese periodo: esculturas, manualidades, fotografías.

    El gran problema es que pienso que quizás ese pensamiento de que debía pintar a los personajes separados y que si no trasmitiría el abuso sexual, fue una intuición que me llegó del universo, y pienso que si transmito esos mensajes de abuso sexual, la humanidad borrará por completo mi obra, por ser nociva, y yo seré olvidado como artista.

    Las preguntas son:

    1. Por el hecho de haber tenido ese pensamiento de que debía pintar a los personajes separados y no cumplirlo, ¿voy a trasmitir el mensaje del abuso sexual?

    2. ¿Debo hacer esa pintura de los personajes separados y destruir esas obras realizadas entre esta pintura de los personajes separados y ese pensamiento que me decía que debía pintar a los personajes separados, pues de lo contrario trasmitiría el mensaje del abuso sexual?

    Desde ya muchas gracias por la respueta, que espero me la envíe por mensaje privado o a mi correo rolivera_91@hotmail.com

    1. Ruben Blasco

      Hola Richard,
      Le he contestado en su correo tal como solicitó.
      Reciba un saludo
      Rubén Blasco

  5. julieta

    Mi hijo hace travesuras. Abienta piedras insulta tortura y mata a mis animalitos.

    1. Ruben Blasco

      Hola Julieta,
      Qué edad tiene su hijo?, le ha preguntado porqué actúa de esta manera? Tienen buena relación en casa?

      Saludos
      Rubén Blasco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>